05 julio 2018

La vida en tus palabras - Andrea Golden (#ali174)



La vida en tus palabras
Andrea Golden
Autopublicado
Histórica
210 páginas
Publicado el 1 de julio de 2018
Adquirir aquí
    
Un derrumbe parcial en la nueva carretera que comunicará Tungus con Skardus (Pakistán) descubre una caverna centenaria.
En su interior encuentran vestigios de un pasado: utensilios de labranza, distintas alforjas repletas de semillas y un decrépito arcón de madera que contiene varios códices en perfecto estado, sorprendentemente, escritos por una mujer.
Tras ser investigados y ante la dificultad del entendimiento de algunas palabras contenidas en ellos, Marco y Sajan, trabajadores del Canal Historia, deciden pedir ayuda.
Dana, experta paleógrafa en un prestigioso museo de Washington, recibe la propuesta de ir hacia ese país, viaje con el que soñó en numerosas ocasiones y que, por distintas circunstancias familiares, nunca hizo.
Nuestros protagonistas serán, sorprendidos por la subyugante historia de Nasila, una joven avanzada a una época en la que, con suerte, las mujeres valían un puñado de monedas.

La escritora, fiel a su estilo, nos vuelve a proponer un regalo repleto de historia, aventuras y pasión.

02 julio 2018

No lo llames pasión - Noelia Amarillo (#ali173)



No lo llames pasión
Noelia Amarillo
Esencia del grupo Planeta de Libros
Romántica-erótica
 704 páginas
15 de mayo de 2018
Adquirir aquí
Gracias a la editorial por el ejemplar
   
Yo era una mujer felizmente casada, con dos hijas maravillosas y un marido estupendo. O eso creía. Porque hace seis años descubrí que me estaba poniendo los cernos. Pero ojo, no unos cuernos pequeñitos y disimulados, no. Unos que envidiarían incluso los miuras de pura raza. Grandes, voluminosos y afilados. De esos que todo el mundo ve menos la interesada, que, en este caso, era yo. Así que dejé de estar felizmente casada. Me divorcié, me compré un piso tan lóbrego como mi alma y me mudé a él con mis hijas.

Comencé una nueva vida, conocí a nuevos amigos y poco a poco el rencor que sentía hacía el género masculino de mi especie fue desapareciendo. La cuestión es que estaba muy cómoda con mi nueva vida repartida entre mi trabajo, mi familia y unas amigas. Hasta que, de repente, llegaron ellos. Sí, dos a falta de uno. Y radicalmente distintos el uno del otro. Al principio no es que me hiciera mucha ilusión despertar su interés, pero qué queréis que os diga, seis años practicando sexo única y exclusivamente conmigo misma son demasiados años. Así que me estoy planteando tener un affaire. Bueno, dos en realidad.